junio 13, 2024

En una ciudad bulliciosa y llena de vida, dos almas destinadas a encontrarse se cruzaron en un lugar tan peculiar como encantador: En un mercadito detras de unos tubos verdes de la Ciudad de México. ¿El escenario de este encuentro mágico? Una esquina donde los coleccionables se alinean como tesoros esperando ser descubiertos.

Ella, una apasionada devoradora de libros, se perdía entre las estanterías de literatura clásica y contemporánea, mientras él, con ojos brillantes y un entusiasmo contagioso, exploraba una colección de armables meticulosamente ordenada.

Fue el destino quien decidió jugar su mejor carta cuando ambos alcanzaron el mismo punto en el laberinto de coleccionables. Sus manos rozaron accidentalmente mientras ella hojeaba un libro y él admiraba un armable, y así comenzó la chispa que encendería el fuego del amor.

El voceador, testigo silencioso de este momento único, actuó como el cómplice perfecto. Con una sonrisa cómplice, les sugirió explorar juntos los tesoros que su puesto tenía para ofrecer, y así selló el destino de esta joven pareja.

Desde entonces, cada visita al mercado se convirtió en una aventura compartida, donde exploraban nuevos rincones, descubrían tesoros ocultos y compartían risas y conversaciones interminables. Entre libros y armables, encontraron un lugar donde sus mundos se fusionaban en armonía.

«Es como si el mercado nos hubiera unido desde el principio», confesó ella, con una mirada llena de amor. «Cada visita aquí es como revivir ese primer encuentro una y otra vez».

Y así, en medio de tubos verdes y coleccionables, nació una historia de amor tan única como el lugar donde se gestó. Una historia que demuestra que el amor puede florecer en los lugares más inesperados, guiado por el destino y la complicidad de un voceador amigable.

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *